Comediantes de la Cacharra Verde vuelve a la carga con un sorprendente espectáculo que promete ser de los más disparatados y divertidos de la compañía. Ya tienen puesto el mantel y los cubiertos para degustar la alegría y el disfrute de la imaginación al servicio de las ideas.

Las ideas. Por momentos olvidamos alimentar en los más pequeños, esta imprescindible herramienta natural de la que estamos armados. Por tanto, hemos intentado con este montaje, plantear un mundo absolutamente extravagante que fomente el desarrollo del pensamiento reflexivo e incite a los más pequeños a filosofar como el mismísimo Platón.

Juntos nos acercaremos al momento de pensar, de aprender, curiosear y expresar con naturalidad nuestros pensamientos a través del diálogo, el arte de la palabra y las notas musicales.

Por un lado, el espectáculo cultiva con el texto, la imaginación y la libertad de expresión del niño; el cambio de opinión, ser reflexivo y aprender a respetar a los demás. Por otro lado, la música: elemento imprescindible en las producciones de Comediantes de la Cacharra Verde; porque como dijo Platón: “La música es para el alma, lo que la gimnasia es para el cuerpo”.

Comediantes de la Cacharra Verde recrea y adapta para los niños una de las obras más relevantes del escritor Benito Pérez Galdós. Esta adaptación, dibuja a Marianela de manera distendida tras unos diálogos muy cercanos, ideados para captar la atención de escolares a partir de cinco años. Con este montaje, nos sumergiremos en el mundo de una mariposa. Marianela vivía picoteando las pocas flores que se daban por aquellos caminos que conducían a las minas de Socartes. Nuestra pobre mariposa, llevaba un tiempo con sus alas caídas, se sentía endeblucha y sus colores ya no tenían el mismo esplendor de cuando dio su primer revoloteo al salir de su envoltura crisálida. Muchos insectos del lugar la rechazaban sin motivo y no le invitaban a degustar el néctar de las flores más apetitosas. La pobre mariposa Marianela se había acostumbrado al rechazo de todos; llegando a creer que no servía para nada.

Un buen día conoció a un hermoso saltamontes llamado Pablo, quien le hizo saber que su bondad y ternura eran inigualable, y que sus bonitas alas la convertían en una de las mariposas mas hermosas del lugar. La mariposa consideraba que su misión en el mundo era la de convertirse en los ojos de Pablo; mientras que él, que era ciego de nacimiento, aseguraba que no podía vivir sin ella porque estaba locamente enamorado de ella . Sin embargo, un buen día llegó hasta ese lugar un búho llamado Golfín, sanador de ojos, cosa que provocaría que la vida de la mariposa y el saltamontes, cambiara totalmente.

Talía, musa griega encargada de la comedia en el Monte Olimpo, está de vacaciones en el Jardín de las Hespérides. Le acompañan sus dos hermanas: Euterpe, musa de la música y excelente flautista y Calíope, musa de la elocuencia y de la poesía épica. 

Talía encontrará una casita mágica en uno de sus paseos por el campo. Su inquieta y activa curiosidad le llevará a adentrarse en ella, donde encuentra un montón de empolvadas cajas colmadas de libros, que encierran bellos relatos de distintos lugares del mundo. Se le ocurre la genial idea de hacer un juego con sus hermanas. Euterpe y Calíope serán las encargadas de interpretar canciones de diversos lugares del planeta tierra. A través de las canciones tienen que descubrir en las cajas de La Casita de los Cuentos, los más bellos relatos narrados en los libros, correspondidos con el origen de cada tema musical. Para tal fin, y para sentirse mejor acompañadas, invitan a un grupo de apuestos músicos que viven en el jardín.

Una excusa argumental que lleva a Comediantes de la Cacharra Verde a viajar de canción en canción y de continente en continente. Haciendo volar nuestra imaginación con las más antiguas leyendas celtas de las tierras altas de Escocia y el verde norte de Irlanda. Descubren en esta aventura, melodías y cuentos de la China ancestral, así como tradicionales narraciones del pueblo Saharaui. Navegando desde los cuentos indígenas de Venezuela y México, para culminar su viaje en la isla más grande de Oceanía; Australia.

BAILANDO CON CUENTOS busca como su nombre indica el baile y los cuentos. El baile como energía vital para la infancia. Bailar y bailar, porque es el baile sinónimo de alegría. Es un acto que marca nuestro carácter y formas de relacionarnos con los demás: Moverse en los brazos de papá, y brincar. Brincar y hacer corros con el resto de niños,  y juntarnos en las fiestas, en la plaza del pueblo para bailar junto a madres, padres, abuelas y abuelos... y los cuentos tradicionales, como oralidad imbricada en el proceso de transmisión de la cultura popular de generación a generación. Un paseo por los cuentos de la abuela, como símbolo de la sabiduría popular transmitida a través de la palabra a los más pequeños. Además del disfrute y su carácter socializador, los cuentos poseen otras funciones que le confieren su alto valor educativo, ya que satisface el ansia de acción de los niños y niñas pequeños, ya que pueden proyectar en los cuentos, en su imaginación, lo que les gustaría hacer y ser en la vida. Desarrolla el lenguaje oral y acerca a los niños a nuevos códigos comunicativos, aspecto esencial en el currículo de educación infantil y primaria, de forma atractiva y estimulante.

Sabedores de que a los niños les encanta escuchar historias, les presentan con este montaje, el maravilloso descubrimiento que realizaron dos niñas al salir del colegio.  Ellas, después de clase, se encontraron con un circo abandonado. Sólo quedaba una vieja estructura hecha de maderos y hojalata. Pronto se desveló el misterio: Era lo que quedaba de aquel pequeño circo canario tripulado por los célebres hermanos Toti, y siempre anunciado por el recordado personaje: “Pepe el Caña dulce” Un esplendoroso circo popular que recorría todos los municipios de las Islas Canarias en los años 40, y que quedó en esta historia al amparo de su suerte,  en el terraplén junto al colegio. 

“El circo Toti tenía desde una cabra que subía una escalera de cuatro pasos, que colocaba sus cuatro patas sobre el gollete de una botella, hasta un contorsionista que lograba alojarse cada tarde dentro de una maleta de viaje que una pareja de payasos cargaba desde la trastienda del circo hasta la pista. Además, el circo Toti ofrecía trapecistas, músicos y hasta exhibiciones de lucha canaria”

Enlazados al viejo armazón, y a ese espiritual misterio que proyectan los espacios abandonados, las amigas descubren compartir un sueño casi real.  Como si de un viaje en el tiempo se tratara, nace de su imaginación o quizás de ese íntimo dialogo de levitación mental, en el que se sintieron inmersas y que las conectó poderosamente con el recinto circense en su máximo apogeo.

El público ocupa silencioso esa vieja grada oxidada por el paso del tiempo, esa grada donde los ojos de asombro, disfrutaron de las acrobacias y las sorprendentes actividades de los artistas.

Presentamos EL VIAJE DE SAN BRANDÁN,  utilizando para ello, el arte oriental del teatro de sombras. Una técnica milenaria con la fantasía de la luz y la sombra, para acercarnos a una de las leyendas más preciadas en Canarias; la célebre leyenda del monje irlandés, y la misteriosa isla de San Borondón.

EL VIAJE DE SAN BRANDÁN es un espectáculo para niños a partir de 4 años, que muestra a través del antiguo arte del teatro de sombras, el viaje del monje irlandés por las Islas Afortunadas.

Allá por el año 516, San Brandán andaba buscando el Paraíso Terrenal cuando llegó a las Islas Canarias. Se descubre a este religioso que arribó a una primera isla de limpias arenas negras y abundante vegetación, así durante 7 largos años junto a sus compañeros de viaje, fue conociendo las bondades de todas y cada una de ellas. Pasado el tiempo, San Brandán decidió embarcarse de nuevo en una nave de madera cubierta de cueros curtidos de buey y dotada de una vela. Él y sus acompañantes navegaron y navegaron,  y se encontraron con otra isla. Pero esta isla, no era como las siete anteriores. Misteriosamente, aparecía y desaparecía… ¿Sería una ballena? ¿Sería un pez gigante? Lo cierto, es que después de haber conocido los maravillosos dones de estas islas, se convenció que estaba en la Tierra Prometida. El teatro de sombras chinas cautiva a todos los públicos, gracias a su magia y encanto, por tal motivo, nos hemos valido para este espectáculo de este arte, para nuestro espectáculo. En él, mezclamos distintos tipos de sombras: Las tradicionales realizadas con las manos, con el propio cuerpo de los actores, siluetas recortadas y objetos. También se desarrolla con una parte tecnológica, actualizando esta mágica y popular disciplina milenaria.

El mundo de las ideas

Marianela y las minas de Socartes

El viaje de San Brandán

La casita de los cuentos

Bailando con cuentos

El Toti, érase una vez un circo

  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

Creado en @2018 por Folk Canarias Eventos